17 nov. 2014

The Hatfields and The McCoys






El otro día por fin me vi el pedazo de miniserie The Hatfields & McCoys, western en mayúsculas, protagonizado por Kevin Costner en el papel de William Anderson “Devil Anse” Hatfield y Bill Paxton en el papel de Randolph “Randall” McCoy
Reúne todo lo indispensable para captar la atención de ese espectador fanático del género: Guerra de Secesión, conflictos familiares, ajuste de cuentas, cazarrecompensas e incluso detectives de la afamada Agencia Pikerton...La recomiendo sí o sí.
Los actores están sublimes en su interpretación, Kevin Costner nos recuerda el teniente John H. Dunbar de Bailando con lobos, Bill Paxton (Randolph McCoy) a ese sudista puritano resentido con Dios por abandonarle a su suerte durante la guerra, y no nos olvidemos de Tom Berenguer en el papel de Jim Vance, de la familia Hatfield, racista, cobarde y con un odio intrínseco hacia los yankis.
La ambientación, imprescindible en el género histórico, es un elemento fundamental en la serie, logra transportar al espectador a la zona sudista de los Estados Unidos de posguerra y nos permite observar cómo se tuvieron que reinventar al pertenecer al bando derrotado de la guerra.
Lo curioso de cuando comencé a ver la serie fue enterarme de que está basada en una historia real, siendo la serie bastante fiel a la realidad. Además investigando un poco vi que se trata de un hecho muy anclado en el imaginario estadounidense y en todo lo que conlleva la historia de la formacióin de la identidad estadounidense post-Guerra de Secesión.
Entrando en materia,voy a poner en situación al lector sobre la temática de la serie. Nos encontramos en el segundo año de la Guerra de Secesión americana (1861-1865), las tropas sudistas están en retirada y en unos de los teatros de operaciones están combatiendo William Hatfield y su partida conocida como los “Logan Wildcats” junto con Randolph McCoy. Llega un momento en que William Hatfield harto de la guerra y de ver que no hay nada que hacer, decide desertar y volver a su casa de West Virginia, decisión que no gustará nada a Randolph McCoy y que verá este acto como una traición a la Confederación y a Dios. Este hecho será el desencadenante del odio enfermizo entre los dos cabezas de familia asentadas entre Virginia Oeste y Kentucky, separadas por el río Tug Fork.
No voy a entrar a desgranar la trama para no revelar nada al futuro espectador, pero bien vale la pena de sentarse y disfrutar de esta serie sobre una temática que no es muy proclive en el mundo de las series o miniseries, salvando Deadwood o Hells on Wheels.
Como anécdota podemos decir que el último juicio entre las dos familias se prolongó hasta el 1901, y no fue hasta el 14 de junio de 2003 cuando dos primos descendientes de los McCoy se reunieron con Reo Hatfield en Virginia, para firmar un "alto el fuego" oficial entre ambas familias. El propósito del acto simbólico era mostrar a los estadounidenses que en tiempos de crisis se pueden dejar de lado las diferencias (explicación Made In USA).