16 sept. 2014

El asesino e infame Oskar Dirlewanger

En las guerras bien se sabe que es el lugar y momento oportuno para que infinidad de malnacidos tengan “carta blanca” para cometer todo tipo de crímenes y atrocidades; como es de suponer, la II Guerra Mundial no fue una excepción, al contrario, el desarrollo de una ideología tan salvaje como el nacionalsocialismo bien  ayudo a ello.
Si uno coge los libros de historia y busca algo sobre la II Guerra Mundial en general o sobre los nazis en particular, a priori les aparecerán nombres como Goëring, Himmler, Heydrich, Hitler o incluso Goëbbels…pero pocas veces se podrá ver el nombre de Oskar Dirlewanger. Pues bueno, de él precisamente les voy a hablar, del tal Oskar Dirlewanger, Oberfürher de las SS.

Nada bueno se puede decir de tal funesto personaje, basta con mirar la fotografía donde aparece; cara enjuta y "viejuna", ojeras permanentes, una mirada que transmite odio y ningún tipo de empatía por nada…en fin, no se podía esperar menos de un auténtico psicópata (aunque con una inteligencia más que notable) y que vio en el nacionalsocialismo una vía de escape donde dar rienda suelta a sus depravaciones y salvajadas que ahora luego les iré contando.
Dirlewanger participó en la I Guerra Mundial, demostrando gran valentía en el frente occidental, donde le es concedida la Cruz de Hierro de 1ª y 2ª clase por valor y acciones de combate, llegando a ostentar el rango de teniente. Tras el armisticio de 1919 y la proclamación de la República de Weimar en Alemania, Dirlewanger, como la mayoría de los soldados alemanes, es desmovilizado quedando reducido el ejército alemán a 100.000 hombres en total (marina, tierra y aire). Ante tal situación, Dirlewanger ve en los Freikorps (grupos paramilitares de extrema derecha y ultranacionalistas) un sitio donde buscarse la vida a costa de combatir a comunistas y socialistas en los años de la débil y convulsa República de Weimar.
Durante esta etapa, Dirlewanger sufre su primera detención por tenencia ilícita de armas; será la primera de muchas detenciones, pero la única por estas causas, desgraciadamente.
En 1922 logra doctorarse en Ciencias Políticas por la Universidad de Frankfurt con una calificación más que notable. En 1923 se alista al Partido Nacional-Socialista, y entra a trabajar como gerente de una empresa textil propiedad de un judío alemán (¡vaya con el ario!); el cuál posteriormente, en 1931, le despedirá por meter la mano en la caja… (Cuanto menos curioso, ya que en ese momento aunque Hitler todavía no gobernaba, el germen del antisemitismo en Alemania ya estaba más que extendido y esta acción no era censurable por lo visto). Nunca fue juzgado por este hecho.
En ese mismo año, nuestro “querido” Dirlewanger abusa de una menor de 13 años del BDM (Liga de Jóvenes Alemanas, organización nazi de la época) terminando con sus huesos en el campo de concentración de Welzheim, donde se encarcelaba a pederastas y abusadores sexuales de toda índole. Por este hecho se le expulsa del partido, se le quita el título de Doctor y se le quitan todos los logros militares obtenidos durante la I Guerra Mundial.
Dirlewanger tenía buenas amistades en el partido, particularmente con Gottob Berger (íntimo de Heinrich Himmler), y consiguió una conmutación de la pena alistándose en la archiconocida Legión Cóndor. Poco se sabe (al menos yo no he podido obtener mucha información sobre esta etapa de su vida) sobre su participación en la Guerra Civil Española; se ha especulado con que pudo ejercer como profesor en una especie de academia de oficiales perteneciente a Falange, pero no se ha podido demostrar a ciencia cierta. Lo único que está demostrado es que combatió y fue herido 3 veces, recibiendo 2 condecoraciones al valor (parece que nuestro personaje no escabullía el bulto en lo referido a dar la cara en las trincheras).
Tras terminar su andadura en España, retorna a Alemania, donde a pesar de cometer nuevos abusos de menores, sus amistades en la alta cúpula nazi hace que recupere su título de Doctor, sus medallas conseguidas en el campo de batalla y es readmitido en el Partido Nazi. Para más inri, es admitido en las SS y se le pone al mando de una recién creada Brigada SS.
Esta Brigada, conocida como SS Brigada Dirlewanger estará formada en un principio por cazadores furtivos, la pregunta es ¿por qué por cazadores furtivos?; durante la Alemania nazi, Göering, quien era muy aficionado a la caza mayor, mandó promulgar unas leyes donde se respetaran los ciclos cinegéticos de los animales, persiguiendo duramente la caza furtiva. Por eso estaban las cárceles repletas de cazadores furtivos, quienes para conmutar sus penas eran invitados a enrolarse en la Brigada Dirlewanger.

Dirlewanger (izquierda) en Polonia

El teatro de operaciones de esta Brigada fue el frente oriental, como no, donde la lucha era salvaje y fratricida, aparte de ideológica. En 1941 son destinados a la ciudad polaca de Lublin, Polonia, para llevar a cabo acciones anti-partisanas. Allí Dirlewanger dará rienda suelta a sus instintos más primitivos, violaciones, torturas sin precedentes, incendios, etc.… acciones que provocarán las quejas entre el ejército regular alemán e incluso algunos SS. De nuevo, sus amistades en altas esferas nazis, consiguen sacarle del embrollo destinándole a él y su Brigada a la zona de Rusia donde tendrán manga ancha para seguir cometiendo atrocidades.
Himmler, satisfecho por las acciones de esta temida Brigada, les concedió el “honor” de llamarse 36 División de Granaderos de las SS, aumentando sus efectivos. Para esta acción bastaba pasarse por cárceles alemanas y reclutar lo más “granado” que había por allí, a costa de perdonarles las penas y dándoles plenos poderes para  cometer todo tipo de acciones con tal de combatir a los partisanos. Se convirtió en una “División de Castigo” donde los castigos corporales y ejecuciones eran los métodos usuales ante cualquier falta de disciplina. Así pues, la Brigada Dirlewanger era tan brutal tanto fuera como dentro.
Pero, la “gran gesta” de esta Brigada fue su participación en el aplastamiento de la insurrección del gueto de Varsovia durante el 1943, donde Dirlewanger compitió junto con otro malnacido llamado Kaminski por ver quién mataba más gente y de forma más brutal. Fue tanto el horror, que hasta el mismo Hitler decidió dispersar a las dos unidades de Varsovia y montar un consejo de guerra a los dos comandantes. Kaminski fue ajusticiado y Dirlewanger, gracias a sus amistades salió impune, siéndole concedida, encima, la Cruz de Caballero. Después la Brigada Dirlewanger anduvo por el frente oriental hasta el final de la guerra (1945)
Dirlewanger cayó en manos occidentales, ingresándosele en un hospital de Baviera. Aquí se le pierde la pista, según unos murió por las heridas de muerte natural, y eso es lo que redacta el parte de defunción, escrito por un oficial aliado, otros dicen que le mataron sus propios ex – soldados en el campo de prisioneros (lo odiaban debido a los métodos usados por Dirlewanger para mantener la disciplina). Pero la versión más extendida es que fue raptado por soldados polacos y asado vivo.
Dirlewanger el día de su captura

CURIOSIDADES:

En el distrito de Wola (barrio de Varsovia) al menos 40.000 civiles fueron asesinados. En ese distrito de la capital polaca, quemaron tres hospitales con sus pacientes dentro, mientras que a las enfermeras, las golpearon y violaron brutalmente, ahorcándolas después desnudas, junto a los médicos y doctores. Completamente borrachos se abrieron paso por la Ciudad Vieja bebiendo, violando y asesinando, ensañándose con combatientes y civiles por igual, sin distinciones de edad o sexo. Una de las más asquerosas y sádicas acciones de la Brigada Dirlewanger  fue la quema de prisioneros visos (incluso menores de edad) y el empalamiento de bebes con bayonetas.
Su principal "competidor" era el SS-brigadenführer Bronislaw Vladislavovich Kaminski, un ucraniano fervoroso anticomunista y comandante de la brigada de asalto que llevaba su nombre (actualmente es una de las figuras veneradas por los ultranacionalistas ucranianos, ¡¡¡ojo!!!), con el cuál competía en bestialidades. Mientras Kaminski apilaba cabezas cercenadas en la entrada de su cuartel en forma de pirámide, Dirlewanger prefería apilar manos cortadas a los enemigos en la entrada de su tienda de campaña.
Sus camaradas le apodaron "Gandhi" durante la Gran Guerra por su extrema delgadez.
Los jueves eran los días en que ordenaba ahorcar prisioneros.
Una de sus aficiones predilectas era hacer inyectar gasolina o estricnina por vía intravenosa a los prisioneros, y contemplar como morían.
Pocas fotos se pueden encuentran de él, solamente las 4 o 5
Muchos de los integrantes de la Brigada Dirlewanger portaban máscaras cuando entraban en combate.




Tras varias especulaciones sobre su suerte (algunos decían que se había enrolado en el ejército egipcio en los años 50), se mandó su exhumación en los años 60 y se comprobó que el muerto era Oskar Dirlewanger (la comprobación fue su chapa de identificación con su nombre).

No hay comentarios:

Publicar un comentario